31 enero 2013

¿Por qué "Pipilota Street"?


Bueno, hoy en día hay tantos blogs en Internet qué más me valía buscar un nombre original, diferente, que fuera único y con el que me sintiera cómoda e identificada, que me brindara motivación para crear algo especial, y que me inspirara para escribir mi primera entrada.

Así surgió la idea de “Pipilota Street”. Lo primero en llegar fue lo de “Pipilota”, que vino así, como un “¡plof!” en mi cabeza, un recuerdo. “Pipilota” viene en realidad de “Pipi” que es como me llaman algunos familiares. ¡Me encanta! Resulta que una primita no sabía decir “sopa”, y en su lugar le decía “pipa”, y a mí, en lugar de llamarme “Sofi”, comenzó a llamarme “Pipi”, y ahí se quedó. Además, por esa época yo andaba loca con Pippi Longstocking (Pippi Langstrump, o Pippi Calzaslargas, como se conoce en España) así que lo amé desde el principio. Después llegaron otros derivados, pero el que más me gustó fue “Pipilota” (y su abreviación “Pilo”), que lo inventó mi hermana Belén. No sé, que me llamen “Sofi” es cariñoso, pero que me llamen “Pipi”… me llena, y “tía Pipi” ¡ni les cuento! (¿Quieren saber más de Pippi Longstocking? Hagan click en el siguiente enlace: eltiramilla.com)



Lo de “Street” viene simplemente de mis cinco años estudiando la Licenciatura en Traducción e Interpretación de inglés. Algo de mi blog tenía que representar mi amor por esta lengua, así que decidí que, en lo posible, voy a intentar escribir mis entradas (o “posts”) tanto en español como en inglés. Principalmente, para no perder la costumbre, porque cuanto menos lo hablo y practico, más me olvido, y también porque, aunque lamentablemente haya descubierto que no me apasiona mucho traducir, el inglés, en todos sus aspectos, sigue siendo mi asignatura preferida y uno de mis pasatiempos favoritos.

“Street” también porque este es mi sitio, esta es mi calle (“street” en inglés), y si pudiéramos decidir el nombre de la calle de nuestras casas, yo viviría definitivamente en Pipilota Street (¡sería un lugar súper divertido, con casas verdes y posters de Harry Potter por doquier!), porque quiero que este blog sea también un hogar donde pueda compartir mis experiencias, opiniones y pensamientos.

Lo cierto es que aún no tengo bien definida la temática de mi blog, pero tenía tantas ganas de comenzar que no pude evitar la tentación de escribir la primera entrada. Al principio probablemente hable de todas las magníficas (y no tan magníficas) experiencias que he vivido entre Argentina y Canarias (y ahora Francia), de mis amigos y familia (principales destinatarios por el momento), de mis viajes  y de todo tipo de curiosidades curiosas que me apetezca escribir (porque de estudiosa no tengo un pelo, pero curiosa ¡buffff!), pero no se preocupen, eso vendrá más adelante, no en este testamento ;)

Y para finalizar, ¿por qué un blog? Pues como mi buen amigo Dady Brieva y los Midachi dirían: “¡Porque sí!”, y como diría yo: “¿Por qué no?”. Y porque me encanta escribir, porque quiero practicar mi inglés, mi español, mi redacción, mi puntuación, y sobre todo, porque quiero compartir con quien quiera leer, así que ¡viva la madre que me parió! Por darme la vida con la que estoy escribiendo esto hoy, y ¡viva Internet! Con el que, a pesar de la distancia, siempre me siento más cerca. ¡Bienvenidos a Pipilota Street! :)